5 Cosas Que Hacer en Nazca

La mayoría de los viajeros creen que la única atracción del vasto desierto peruano son las famosas Líneas de Nazca. Sin embargo, hay tanto que saber sobre esta antigua civilización que todo en esta región se resume en eso.

Puede que la ciudad de Nazca sea pequeña, pero comprende una gran parte de la historia y los amplios conocimientos de nuestros antepasados. Es, sin duda, una de las regiones más importantes del país, ya que la antigua cultura Nazca abrió el camino para las civilizaciones posteriores.

Hoy en día, se puede conocer mucho más sobre ellos, incluyendo sus creencias, rituales, forma de vida e incluso habilidades de ingeniería. Si estás buscando algo totalmente único para hacer antes de ir a Machu Picchu, ¡este podría ser el lugar adecuado para ti!

1. Sobrevuela las Líneas de Nazca

Las líneas de Nazca son un grupo de más de 1.100 geoglifos situados en las pampas de Nazca creados entre los años 500 a.C. y 500 d.C. Estos antiguos geoglifos son un enigma aún por resolver, pero sin duda una maravilla del mundo antiguo que nos ha dejado totalmente intrigados y cautivados.

Las enormes figuras siguen siendo un misterio a pesar de haber sido estudiadas durante más de 80 años. Sin embargo, a medida que se llevan a cabo nuevas investigaciones en el lugar, ha salido a la luz nueva información que nos permite comprender un poco más este enigmático sitio arqueológico.

Las Líneas de Nazca fueron creadas por la cultura Nazca y, aunque hay montones de hipótesis que van desde su uso como calendario astronómico hasta como lugar de aterrizaje de una nave extraterrestre, el sitio podría haber sido utilizado con fines ceremoniales.

Algunas de las Líneas de Nazca se extienden hasta más de 350 metros, mientras que otras alcanzan los 5 metros de longitud. Entre las más reconocidas están la orca, el mono, el astronauta, el colibrí, el cóndor y la araña. 

En la actualidad, la única forma de apreciar en su totalidad estos enormes geoglifos es realizando un vuelo sobre las líneas de Nazca, que dura unos 35 minutos en total, pero que permite ver las figuras mejor conservadas desde lo alto de las nubes.

2. Descubre los acueductos de Cantalloc

Aunque se puede pensar que el pueblo de Nazca sólo dejó los gigantescos geoglifos antes de desaparecer, en realidad fue responsable de varias estructuras en la región. Los Acueductos de Cantalloc, por ejemplo, representan los amplios conocimientos de ingeniería de esta antigua civilización.

Se trata de una serie de 45 acueductos que se encuentran a 4 kilómetros de la ciudad de Nazca, de los cuales unos 35 siguen funcionando. Los acueductos fueron construidos en forma de espiral, algunos de ellos pueden alcanzar los 12 metros de profundidad y están estructurados con una madera resistente al agua extraída de un árbol endémico de la zona llamado Huarango.

Los Acueductos de Cantalloc fueron utilizados para garantizar el suministro de agua a los cultivos de tierra de los antiguos agricultores de Nazca, donde cultivaban maíz, algodón, papas, e incluso más especies de hortalizas y plantas

Estos ejemplos de ingeniería hidráulica Nazca se encuentran a 450 kilómetros de Lima, pero a sólo 15 minutos de Nazca. Puedes combinar la visita a este sitio arqueológico con el sobrevuelo de las líneas de Nazca para no perderte nada durante tu estancia en el desierto peruano.

3. Visita el Museo María Reiche

También conocido como la Casa Museo María Reiche, se encuentra a 27 kilómetros de la ciudad de Nazca y exhibe el trabajo de investigación realizado por esta famosa historiadora y arqueóloga. María Reiche dedicó más de 50 años de su vida al conocimiento de las Líneas de Nazca. 

Gracias a su arduo trabajo, logró concientizar a la población sobre la conservación de estos antiguos geoglifos. Sus investigaciones y su impacto en el mundo de la arqueología hicieron posible el reconocimiento de las líneas de Nazca como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1994.

Hoy en día, gran parte de sus estudios en el árido desierto de Perú se exponen en su casa, ahora sede del museo que se abrió en su honor. 

El Museo María Reiche alberga toda la información y documentación recopilada de las investigaciones realizadas por Reiche, junto con mapas, planos, fotografías, momias y artefactos arqueológicos. Está situado en el kilómetro 421,3 de la carretera Panamericana Sur. 

4. Explora el Cementerio de Chauchilla

A 30 kilómetros de la ciudad de Nazca se encontró un lugar de enterramiento en el que había varios artefactos arqueológicos y momias enterradas en posición fetal, cubiertas de algodón bordado y pintadas con algún tipo de resina que ayudaba a la conservación de los cuerpos. 

Estas tumbas de adobe datan del año 200 d.C. y se atribuyen al pueblo Nazca, aunque algunos arqueólogos piensan que podrían ser de la antigua cultura Huari. Sin embargo, esta última teoría no ha podido ser confirmada por falta de pruebas. 

El Cementerio de Chauchilla es reconocido por albergar un sistema de tumbas a cielo abierto. Desafortunadamente, se sabe poco de este lugar de enterramiento ya que la mayoría de las reliquias fueron robadas por los ladrones de tumbas. 

Según algunos arqueólogos, el yacimiento se remonta a hace más de 1.200 años, algo increíblemente sorprendente ya que las momias han conservado parte de su piel, pelo y huesos a lo largo de estos años.

El lugar de enterramiento se encuentra a 30 minutos de la ciudad de Nazca para ser exactos. Si quieres visitar este lugar, hemos estructurado el Tour Privado del Cementerio de Chauchilla para que puedas conocer todo sobre él.

5. Descubre el Sitio Arqueológico de Cahuachi

La antigua estructura de Cahuachi data del siglo I. Se encuentra en el valle del río Nazca, a 28 kilómetros de la ciudad principal. También fue construida por la civilización Nazca y sirvió como centro ceremonial. 

Gracias al arduo trabajo de muchos arqueólogos, se encontraron diferentes artefactos en esta construcción, donde textiles y prendas de vestir destacan por su complejidad, patrones y colores.

Al parecer, el lugar era un sitio de peregrinación, culto y enterramiento. Aunque gran parte de estas estructuras permanecen enterradas en el desierto, se sabe que el centro ceremonial se extendía hasta cubrir más de 150 ha.

El clima árido del desierto de Nazca hizo posible la conservación de muchos artefactos arqueológicos y momias. Sin embargo, Cahuachi estuvo expuesto a ladrones de tumbas durante mucho tiempo y la mayoría de los objetos preciosos fueron saqueados.

Los historiadores creen que el sitio perdió su poder sagrado y credibilidad debido a los constantes terremotos e inundaciones que sufrió. Todo el lugar fue deliberadamente enterrado en el desierto por los habitantes de Nazca antes de abandonarlo por completo. 

A pesar de que el lugar fue sistemáticamente cubierto de tierra y de que el abandono del sitio fue planificado y deliberado, Cahuachi siguió recibiendo ofrendas y entierros durante siglos después, lo que significa que la población local seguía considerando el lugar como sagrado incluso después de la desaparición de la cultura Nazca.

Sin duda, el pueblo nazca ha marcado esta región, dejando muchos enigmas aún por resolver. Aunque la mayoría de los visitantes se sienten atraídos principalmente por las líneas de Nazca, las atracciones antes mencionadas son otra razón para quedarse allí en caso de que quieras saber más sobre esta famosa civilización.

¿Te gustaría descubrir los misterios de Perú? Consulta nuestros paquetes de viaje y empieza a planificar el viaje de tu vida mientras estás aquí. Nuestros especialistas en viajes pueden ayudarte a organizar el mejor itinerario de viaje, optimizando tu tiempo y experiencia según tus intereses.

Deixe uma resposta