¿Qué es el Inti Raymi?: Lo Que Debes Saber

También conocida como “Fiesta del Sol”, es la celebración más significativa de los Andes, legada por el poderoso Imperio Inca. Esta famosa festividad en Sudamérica se ha llevado a cabo durante siglos a pesar de la extirpación de idolatrías impuestas por la corona española durante la colonización.

En la actualidad, se celebra en varios países que pertenecieron al imperio del Tahuantinsuyo, como Ecuador, Chile, Bolivia, Colombia y, sobre todo, Perú. El Inti Raymi solía marcar el inicio del año nuevo incaico y el solsticio de invierno, hoy es visto como una celebración que busca conmemorar la memoria de los antiguos peruanos.

Se celebra cada 24 de junio, principalmente en la ciudad de Cusco, con una “breve” representación de cómo era el ritual en tiempos de los incas. El Inti Raymi atrae a miles de viajeros extranjeros y nacionales con su viva expresión cultural donde cientos de bailarines, músicos y actores representan una de las tradiciones más importantes de la cultura inca.

Sin embargo, hay mucho más que saber sobre este impresionante festival, y aquí hemos reunido algunos datos históricos que debes conocer.

¿Por Qué Se Celebraba el Inti Raymi?

La Fiesta del Sol fue establecida por el Sapa Inca Pachacuti en 1412 d.C. para conmemorar el solsticio de invierno y al Dios Sol, que era admirado y respetado como el único dios universal, así como para celebrar el Año Nuevo Inca. 

También simbolizaba los orígenes míticos del pueblo inca, reconociéndose como descendientes del primer Inca Manco Cápac y Mama Ocllo, que eran conocidos como Hijos del Sol.

Según los cronistas, el Inti Raymi fue creado bajo tres motivos: Reconocer la gratitud al Dios Sol, honrar la memoria de los primeros gobernantes incas y alegrar al pueblo del imperio. 

Aunque se trata de una celebración principalmente religiosa, también demostraba la jerarquía entre el pueblo común y la élite inca, y ponía de manifiesto lo alejados que estaban del resto de la población debido a la suntuosidad de la fiesta.

Sin embargo, es posible que esta festividad se convirtiera en una característica popular en todo el imperio ya que todas las naciones celebraban el Inti Raymi simultáneamente como sucedía en el Cusco; y la celebración era aún mayor donde se encontraba el Inca gobernante en ese momento.

El Inti Raymi Durante La Época Incaica

Fueron muchas las fiestas que se celebraron durante el reinado de los Incas, pero ninguna fue tan importante como el Inti Raymi. Según los cronistas, esta fiesta era, como era de esperar, una expresión cultural que reunía a diferentes entidades andinas, donde cada comunidad se manifestaba plenamente en la gran Fiesta del Sol. 

Sus trajes eran llamativos, coloridos, con vestimentas bañadas en oro y plata e impresionantes tocados. Cada una de las naciones del imperio solía traer músicos, cantantes, actores, bailarines y mucho más, uniendo así diversas costumbres cada año para honrar al Dios Inti (Sol) y al Tahuantinsuyo.

El Inti Raymi se celebraba en todos los rincones del imperio, independientemente del lugar donde se encontrara el Inca reinante. Aunque la asistencia no era obligatoria, los principales gobernantes se sentían obligados a hacerlo por disciplina, conveniencia y, fundamentalmente, porque disfrutaban y se sentían honrados de participar en esta celebración.

Sin embargo, si un invitado real no podía asistir, debía enviar un representante acreditado, generalmente un hermano, hijo o pariente.

La presencia de las mujeres en la fiesta se limitaba a las Mamaconas y Acllas, que ofrecían sus servicios para algunos rituales y para servir en las ceremonias al final del evento. La Coya, las hermanas, las esposas y las concubinas tenían prohibido formar parte de la fiesta.

La participación popular no estaba totalmente excluida de esta celebración, ya que las masas campesinas seguían la fiesta desde lejos y la celebraban a su manera. Además, la fiesta en honor al Dios Sol se celebraba en todos los pueblos del imperio, y se prohibía la movilización de una provincia a otra, limitando al pueblo llano a celebrar sólo con los suyos.

Siendo el Inti Raymi una festividad fundamentalmente religiosa, el Inca, como Hijo del Sol, cumplía la función de Sumo Sacerdote en las ceremonias inaugurales, iniciando esta festividad desde la plaza de Huacaypata (actual Plaza de Armas del Cusco).

Allí, junto a más de trescientas personas, cantaban en armonía mientras esperaban el amanecer, y cuando los primeros rayos del sol iluminaron el cielo, estos cantos se hicieron más fuertes, como si quisieran saludar, abrazar y besar a este poderoso dios.

En el transcurso de la festividad, realizaban adoraciones en el Templo del Coricancha, también solían sacrificar alrededor de 100 animales o más en honor al Dios Sol, así como al Dios Viracocha y al Dios del Trueno.

Los incas también tenían la costumbre de apagar todas las hogueras de la ciudad y crear otras nuevas que, con la ayuda directa del sol, podían hacer arder paja o algodón muy seco. Con este fuego quemaban los sacrificios que hacían y asaban toda la carne de ese día.

Además de los rezos, cantos, bailes, sacrificios y brindis, solían hacer una procesión en la que sacaban las momias de los reyes y recordaban con orgullo su origen.

Al final de la celebración, todas las demás ofrendas se consumían en una gran hoguera que ardía en el cierre del Inti Raymi, para luego esparcir sus cenizas en un lugar sagrado al que sólo tenían acceso los sacerdotes selectos y el propio Inca encabezaba la última procesión. 

Después, el emperador bajaba a la plaza de Huacaypata donde pasaba el resto del día en estado de contemplación y regresaba a su casa al anochecer. Finalmente, el resto de los gobernantes regresaban a sus tierras y así concluía la festividad del Inti Raymi.

Existen relatos de cronistas que indican que el Inti Raymi duraba 1 mes en la época de los incas, aunque otros contradicen esta hipótesis, donde reportan que duraba de 8 a 9 días. 

Asimismo, la fecha en la que celebraban esta festividad podía variar de acuerdo a cuando ocurría el solsticio, por lo que suponer que el Inti Raymi se celebraba el 24 de junio de cada año con exactitud es totalmente erróneo.

Afortunadamente, el recuerdo del Inti Raymi no fue extirpado por completo del pueblo inca, ya que prevaleció en el corazón de su gente y se siguió celebrando en secreto incluso después de que fuera prohibido por mandato del virrey Francisco de Toledo en 1572.

El Inti Raymi En La Actualidad

En la actualidad, el Inti Raymi es la segunda celebración más grande de Sudamérica, sólo por debajo del Carnaval de Río de Janeiro en Brasil, y aunque es ampliamente celebrado por diferentes comunidades andinas, no fue hasta 1944 que el antiguo ritual fue recuperado del olvido y dado a conocer al mundo.

Faustino Espinoza Navarro y Humberto Vidal Unda recrearon el ritual del Inti Raymi a partir del libro Comentario Reales de los Incas escrito por el Inca Garcilaso de la Vega, nacido de la primera generación tras la conquista española.

Ellos escribieron el primer guión teatral de esta importante celebración para 600 actores. Fausto dio vida al Inti Raymi durante 14 años consecutivos, y ahora sigue siendo una de las celebraciones más significativas de la región de Cusco, que atrae a visitantes de todo el mundo.

El Inti Raymi fue declarado Patrimonio Cultural del Perú y Ceremonia Ritual de Identidad Nacional en el año 2001. Actualmente, se celebra cada 24 de junio en varios lugares de la ciudad del Cusco como el Templo del Qorikancha, la Plaza de Armas del Cusco y la Fortaleza Ceremonial de Sacsayhuamán.

¿Cómo Asistir Al Inti Raymi?

Como mencionamos anteriormente, la fiesta del Inti Raymi se realiza cada 24 de junio, justo en el pico de la temporada alta de turismo en Perú. La celebración atrae no sólo a visitantes nacionales sino a turistas de todo el mundo, por lo que deberás llegar con tiempo a cualquiera de los tres lugares donde se realiza.

No hay que pagar entrada para disfrutar de esta mágica experiencia cultural, ya que las ceremonias tienen lugar en espacios públicos. Sin embargo, el ritual principal se realiza en el Complejo Arqueológico de Sacsayhuaman, y aunque podrías verlo desde las colinas circundantes, también puedes comprar un boleto para ver el espectáculo desde las ruinas.

Nuestro paquete Machu Picchu con Inti Raymi te garantiza los lugares perfectos para ver el Inti Raymi desde cualquiera de sus tres escenarios, a la vez que incluye la visita a los sitios incas más significativos de la región para que puedas conocer mucho más de esta famosa civilización.

¡Planificar un viaje a Perú no puede ser más fácil si se tiene la información adecuada! Aprovecha al máximo tu experiencia en el antiguo país de los incas y viaja al pasado con nosotros. Consulta nuestros paquetes de viaje a Perú y Machu Picchu para obtener más inspiración.

Deixe uma resposta